marzo 19, 2012

189. El placer de servir

Licda. Rose Marie Hernández Vargas

Presentamos el poema “El placer de servir”, de la destacada poeta chilena Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga, conocida por su seudónimo Gabriela Mistral (1889 - 1957).

Se destacó en poesía, diplomacia y pedagogía. Es considerada una de las principales figuras de la literatura latinoamericana, y tuvo el honor de ser la primera mujer y persona de América Latina en ganar el Premio Nobel de Literatura.

El placer de servir
Toda la naturaleza es un anhelo de servir.
Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco.
Donde hay un árbol que plantar, plántalo tú;
donde hay un error que enmendar, enmiéndalo tú;
donde hay un esfuerzo que todos esquivan, acéptalo tú.


Sé el que aparta la piedra del camino,
el odio de los corazones y las dificultades del
problema. Hay una alegría de ser sano y la de
ser justo; pero hay la hermosa, la inmensa
alegría de servir. Qué triste sería el mundo
si todo en él estuviera hecho, si no hubiera en
él un rosal que plantar; una empresa que emprender.

No caigas en el error de creer que sólo se hacen
méritos con los grandes trabajos; hay pequeños
servicios: regar un jardín, ordenar unos libros,
peinar a una niña; el servir no es sólo tarea de seres
inferiores. Dios, que da el fruto y la luz,
sirve. Pudiera llamársele así: El que sirve.
Y tiene sus ojos en nuestras manos y nos pregunta
cada día: ¿Serviste hoy? ¿A quién? ¿Al árbol,
a tu amigo, a tu madre?

No hay comentarios:

Publicar un comentario